Viajar en caravana recorriendo circuitos, pros y contras

Viajar en caravana recorriendo circuitos, pros y contras

El verano es una de las épocas favoritas por muchos amantes del motor para viajar a los circuitos de velocidad. Y ya sea para correr en una carrea, o para disfrutar de la emoción de la competición sobre ruedas, muchas personas viajan en caravana. Siempre me he preguntado qué tenía de bueno viajar en caravana, y este año he tenido la oportunidad de ir en caravana a las 24 Horas de Le Mans, y vengo a contaros los pros y los contras de compartir caravana.

Pues bien, he de decir que nunca me han interesado las caravanas, pero he acabado con mono de volver a realizar un viaje en caravana. Las películas nos pintan que las caravanas son para personas mayores que viajan de un lado a otro con la casa a cuestas, y eso les define como espíritus libres.

Los equipos de competición utilizan caravanas para vivir y trabajar en el Padock. Una de las imágenes más descriptivas de las carreras es la avenida del padock llena de enormes estructuras donde los equipos montan sus cuarteles generales. Estas estructuras son, en ocasiones, caravanas ampliables que se expanden, dando lugar a espacios habitables y productivos.

Es muy famoso el hecho de que los grandes grupos de música, cuando van a hacer giras por varios países, viajan en caravana. De hecho, los viajes en caravana de los grupos de música sirven para escribir los nuevos discos entre concierto y concierto. Aunque en algunas ocasiones sirven más para separar grupos que para unirlos (como fue el caso del grupo de Rock Sistem of a Down)

Y he aquí uno de los principales elementos a sopesar para elegir viajar en caravana, la convivencia. Las caravanas pueden ser de diferentes tamaños, y todas ellas tienen características diferentes. Dependiendo de las personas que vayan a viajar en caravana, se debe de elegir un mayor o menor tamaño. Y el tamaño importa, porque convivir en espacios pequeños puede suponer un problema.

Por suerte nuestra caravana tenía el suficiente espacio para estar solo cuando necesitabas un momento de tranquilidad, y tenía ambientes comunes para reunirnos todos. Además, gracias a que fuimos a alquilar la caravana a Caravanas-Cruz, no tuvimos ningún problema, ya que justo antes de salir había pasado una inspección y todo funcionaba a la perfección

Existen soluciones para que no hayan roces, y están dirigidas principalmente a utilizar baños en campings y gasolineras para no ensuciar demás la caravana. Se puede hacer vida en la caravana, ya que éstas disponen de cocinas, baños y duchas, pero en el caso de que se vayan a utilizar hay que hacer plannings.

La experiencia de vivir las carreras de cerca

A pesar de que la convivencia puede suponer un aspecto negativo, quiero destacar dos aspectos por los que merece la pena viajar en varavana. En primer lugar, voy a hablar del ambiente, si viajas entre varios amigos y os vais turnando para conducir, se genera un ambiente amigable y divertido para compartir experiencias. Además, puedes ir parando a hacer noche por los pueblos, y las noches en el circuito se hacen muy amenas.

También voy a destacar el ahorro que supone viajar en caravana, ya que, si viajas en unas fechas concurridas, puedes ahorrarte el precio del hotel cuyo precio por noche puede ser bastante elevado. Además los gastos se comparten entre varios, por lo que individualmente te ahorras dinero generalmente.

Para finalizar diré que por Internet existen muchas experiencias de gente que van a ver las carreras en caravana. Pero nada es comparable a vivir una experiencia desde dentro, ya que te sumerges en un ambiente sano y en el que las carreras toman una dimensión totalmente nueva.