¿Cómo proteger tus dientes si practicas ciclismo?

¿Cómo proteger tus dientes si practicas ciclismo?

Cuando practicamos algún deporte es importante usar la protección correcta en las partes de nuestro cuerpo que puedan sufrir algún riesgo durante la práctica, sobre todo cuando hablamos de nuestros dientes, que aunque son muy resistentes, también son una parte muy delicada y difícil de reponer.

Pero, esto a veces va más allá que solo usar la protección dental adecuada, también se trata de cuidar nuestra higiene bucal de otros riesgos que pueda conllevar la practica de dicho deporte, como por ejemplo, la dieta que se pueda llevar, la falta de hidratación, etc.

En este sentido, aunque no lo creas, los expertos dicen que los ciclistas son los que más en riesgo caen de dañar su dentadura debido a la erosión dental y la formación de caries.

El riesgo de la práctica del ciclismo para la salud dental

Un estudio realizado por la revista Escandinava de Medicina y Ciencias del Deporte (Scandinavian Journal of Medicine) lo afirma después de realizar pruebas en 35 deportistas durante 5 horas a la semana y otras  35 personas que no tenían una relación directa con el deporte de alto rendimiento.

Así, los resultados fueron contundentes arrojando que los atletas experimentaban mayor erosión dental y aumentaban en un 65 por ciento el riesgo de sufrir caries, esto debido al número de azucares, carbohidratos y bebidas isotónicas que los triatletas tienen que incluir en sus dietas. Esto además potenciado por las largas horas que los atletas pasan entrenando y que entonces no están cuidando su rutina de higiene bucal.

  • Problema de alimentación

Sumemos también a la elevada cantidad de glucosa que consumen a través de los geles, las barritas energéticas, el chocolate, la granola y las bebidas azucaradas que provocan un gran impacto negativo en la salud bucal. Y es que este tipo de productos suelen tener mucha azúcar, que luego se pega a los dientes (sobre todo si no hay una buena rutina de cepillado), desgastando la capa exterior de esmalte y aumentando así la probabilidad de caries.

  • Falta de higiene bucal

El segundo problema, como mencionamos, es que los atletas suelen pasar demasiadas horas pedaleando en su bicicleta y a menos que se lleven con ellos su cepillo de dientes, la higiene queda de lado. Cada vez que hacen una parada para una merienda o ingieren su bebida energética, le abrirá la puerta a que los  ácidos y los azucares hagan lo suyo hasta el final del día que leguen a casa y es cuando decidan cepillarse los dientes.

  • Deshidratación

A estos dos problemas anteriores se les une otro problema en este complejo proceso bucal. Sabemos que la saliva tiene una importante función para nuestra salud bucal ya que ella es la forma natural que tiene nuestro organismo para eliminar los ácidos y controlar la caries, además de otros beneficios. No obstante, los altos niveles de deshidratación que experimentan los ciclistas hacen que este fluido se quede corto en sus funciones, además de provocar resequedad en la boca y escases del líquido salival.

¿Cómo cuidar tu salud bucal si eres ciclista?

Ya que sabes el daño que le estás haciendo a tu dentadura, ahora lo importante es aplicar las medidas necesarias para protegerla, no solo de golpes, sino también de los efectos de los alimentos que ingieres como parte de tu dieta de atleta.

Para ayudarte a saber cuales son, hemos consultado a los expertos en higiene bucal de la Clínica Dental Mesiodens, y esto es lo que nos han recomendado:

  • Acudir a citas con el odontólogo por lo menos cada seis meses para que el especialista pueda verificar que todo está bien y atajar cualquier problema en su primera fase de aparición.
  • Cepillar tus dientes antes y después de cada recorrido en bici. No olvidarse de usar el hilo dental también.
  • Hidratarse correctamente con agua para evitar la resequedad bucal y favorecer la producción de saliva para contrarrestar la aparición de caries.
  • Reducir la cantidad de bebidas con altos niveles de azúcar, recuerda que esta azúcar traerá bacterias a la boca del atleta, creando ácidos que devorarán los dientes y causarán las caries.
  • Usar el protector bucal para proteger la dentadura de cualquier golpe, no solo al entrar en contacto de forma accidental con otro ciclista o un obstáculo en el camino, en caso de caídas y golpes, impactos, incluso cuando estas haciendo caminos donde hay mucha tensión y mucha fuerza y tus dientes pueden chocar ente ellos o puedes morderte la lengua o la boca.

El uso del protector dental

Llegados al punto en el que mencionamos al protector dental, queremos ahondar ás en su correcto uso.

Sucede que muchos deportistas ven el protector dental como una medida exagerada que en verdad no tienes porque tomarla poque si te sabes cuidar “nada va a pasar”, pero la verdad es que es muy importante su uso.

Si es verdad que al principio va a ser un poco incomodo, pero te acostumbrarás a tenerlo puesto al poco tiempo y luego, no lo notarás ni si quiera. Y es que recuerda que igual no existe ora alternativa igual de segura para proteger tus dientes durante tu entrenamiento o durante competencias. Igual que piensa que aunque creas que nada malo puede pasar, cualquier deporte, por muy inofensivo que sea, puede traer ciertos incidentes si implica el contacto con otros deportistas, una pelota, o una superficie dura.

Siempre es bueno usar un protector bucal sobre los dientes superiores para evitar que se astillen o se rompan en caso de un impacto en la cara, y que no solo es por el bienestar de nuestros dientes, sino también porque en caso de conmociones cerebrales, esto ayudará a reducir la probabilidad y la gravedad de la conmoción.

¿Cómo elegir un buen protector bucal?

Puedes comprar protectores bucales para hacer deporte en cualquier farmacia y sin receta, sin embargo, esta no es la opción más recomendada.

Estos protectores bucales de venta libre no están hechos a medida para los dientes del atleta, por lo que no se ajustará de la forma adecuada y no te dará el soporte que necesitas.

En este caso, es mejor que te mandes a hacer uno personalizado, para el cual se tomen las medidas de tus dientes con una impresión hecha por un especialista en salud bucal. Nuestros amigos de Clínica Dental Mesiodens nos recomiendan hacerlo si se trata de un niño, ya que muchos de los protectores de venta general no contemplan las medidas de boca tan reducidas de los más pequeños de la casa.

Incluso, una mejor opción es el protector conocido como para «hervir y morder», el cual se calienta antes de meterla en la boca, de forma que puedan morderlo y adaptarlo a la forma de sus dientes.

Estos últimos son los más utilizados y recomendados por atletas justamente porque son ellos más cómodos de usar, un puto a favor para la protección bical sobre todo en niños, quienes aún no so muy rigurosos con las medidas de protección y si se encuentran molestos con alguna, tenderán por no utilizarlas.

La importancia del protector bucal

Si practicas un deporte de contacto, como fútbol,​​baloncesto o boxeo, ​​ imprescindible tener un protector bucal. Incluso, es muy importante para aquellos que practican deportes donde es posible el contacto con una pelota, pero también para los  patinadores, ciclistas de BMX…  Esto porque el protector bucal limita la posibilidad de lesiones graves o daños en los dientes, gracias al material flexible, pero fuerte, del que están hechos y que protegen sus dientes, encías y mandíbula en caso de impacto, de la siguiente manera:

  • Absorben la fuerza

Cuando recibimos un impacto en nuestra cara o mandíbula, sentiremos un impacto de fuerza, por medio de la cual podríamos perder parte o la totalidad de una pieza dental. En cambio, si tenemos puesto un protector bucal, este absorberá la fuerza del impacto, garantizando que el golpe esté muy limitado., evitará que los dientes golpeen entre ellos con su efecto amortiguador, prevendrán lesiones graves en la cabeza, y ayudarán a prevenir fractura de mandíbula o un traumatismo en el cuello.

  • Previenen los dientes rotos

Al absorber la fuerza del impacto, distribuyen la energía con la que este viene, propagando el efecto para que no impacte directo a tus dientes y estos no sufran roturas parciales o totales.

  • Detiene las lesiones de labios y lengua

Asimismo, al crear una barrera entre los dientes superiores y el resto de la boca, no solo evita el impacto de los dientes superiores con los inferiores, sino la de los dientes superiores contra labios y lengua, previniendo lesiones importantes también en esta área, por ejemplo, que se coten nuestros labios o que mordamos nuestra lengua.

Lo mejor es que le uso del protector en verdad no afecta la practica ni el disfrute de tu deporte, y mucho menos tu rendimiento, más bien, una vez que entiendas su importancia y te acostumbres a él, te dará la sensación de seguridad necesaria para concentrarte solo en tu rendimiento y en tus resultados.