El traumatismo craneoencefálico, la principal causa de ingreso de menores en la UCI

El traumatismo craneoencefálico, la principal causa de ingreso de menores en la UCI

Según un estudio reciente casi el 80% de los niños y niñas que acaban en urgencias después de sufrir un accidente con la bicicleta no llevaba casco, tras analizar cercad de 850 accidentes de bici de menores. Del estudio también se desprende que la mayor parte de los accidentes se deben a caídas y el traumatismo craneoencefálico fue la principal causa de ingreso, y esto se debe a que no llevaban el casco.

Las roturas de dientes también son muy habituales, nos aseguran desde la Clínica Blanc, que nace con el objetivo de ayudar a todos sus pacientes y en especial a los más peques de la casa a cuidar su salud bucodental, y por eso, cuentan con todos los tratamientos necesarios para cuidar de toda la familia, siendo expertos en implantología y rehabilitación oral, así como en ortodoncia y odontología conservadora y estética. Cuentan, además, con las últimas tecnologías de diagnóstico por imagen, lo que les permite realizar evaluaciones del estado de la cavidad oral, más precisas, así como tratamientos más eficaces y fiables.

Un consejo, no esperes a que tu peque tenga un accidente para llevarlo al dentista, ya que, durante los primeros años de vida, la prevención oral resulta vital para tener un buen estado de salud bucodental en el futuro, ya que de lo contrario, arrastrará sus problemas hasta llegar la edad adulta. Incluso si los dientes son de leche, en ocasiones exigen tratamiento, de lo contrario, dañarán el diente definitivo. Por ello, has de realizar visitas periódicas al odontopediatra, porque como madre/padre, has de ser consciente de que has de educar a tus hijo o hija en unos hábitos de higiene oral correctos. Esta tarea ha de ser compartida entre progenitores y dentistas y ambos deben trabajar en común por ese fin.

La falta de casco, el principal factor de riesgo en bici

Según los datos ofrecidos, 2 de cada 3 accidentes tuvieron lugar en verano, en días laborales y durante la tarde. Las causas más frecuentes son las caídas, el choque contra un objeto o la colisión con un vehículo en movimiento. Y lo más sorprendente, es que, pese a los riesgos, casi el 80% de los menores que sufrieron un accidente, no llevaban el casco puesto en ese momento. Destacar que la mayoría de los accidentes se produjeron en calzadas, aceras y parques urbanos, y apenas se registraron en carriles bici o en carretera interurbana. El traumatismo craneoencefálico la principal causa de ingreso en la en la UCI, tras el traumatismo abdominal.

«Hay que promover el uso del casco en los niños, tanto en zonas interurbanas como urbanas, como se prevé en una próxima modificación legislativa, y también hay que recomendar que se circule por áreas habilitadas para bicicletas», declaró en su momento Fernando Panzino, doctor del Hospital Sant Joan de Déu, para reducir lo máximo posible el riesgo de lesión. Panzino asegura que los principales factores de riesgo son la falta de casco y la colisión con un vehículo de motor en movimiento y advierte que «a mayor edad hay una mayor independencia de movimiento que, sumada al cambio conductual del preadolescente, lleva a un mayor riesgo de lesión».

Hace unos años, una pequeña sufrió un accidente al caer de la bici, que pudo haberse cobrado su vida, aunque afortunadamente no fue así. El caso es que cayó por un terraplén y hubo que rescatarla con la ayuda de un helicóptero. Fue tan grande el golpe recibido, que el casco partió y se fracturó el cráneo. Pero gracias al casco, el golpe no fue tan grave, comentaba Lourdes Gómez, pediatra en el Hospital Sant Joan de Déu, en pocos días ya estaba en su casa y no le ha quedado ninguna secuela.

«El casco le salvó de una lesión cerebral importante. Quién sabe si hubiera fallecido», afirmo la doctora. «Son de las peores urgencias, por complicadas y porque muchas son de riesgo vital. Es verdad que no puedes impedir que se rompan un brazo o una pierna si se caen de la bicicleta; pero sí que tengan una lesión cerebral. De hecho es de lo poco que se puede evitar. Y eso sólo lo hace el casco». Advertía Gómez.

Y es que las caídas en bicicleta son muy peligrosas, y no llevar el casco puesto puede ser fatal. Los mayores de 10 años, son los que más accidentes sufren, advierten los expertos, debido a que, hasta esa edad, se ocupan sus padres y madres de su seguridad y van acompañados con ellos en las bicis, y se preocupan, van despacio y los controlan. Pero después, cuando ya van ellos solos, hay más problemas: 8 de cada 10 niños se niegan a ponerse el casco. Ante este panorama, es necesario educar a niñ@s y jóvenes en seguridad vial.