Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Es conveniente ir en coche al aeropuerto?

Hoy por hoy, el avión es uno de los medios de transporte público más utilizados. Permite recorrer el país de punta a punta en poco más de una hora. En España existe una red de aeropuertos bastante completa. Estos aeropuertos están a las afueras de las ciudades. ¿Vale la pena dirigirse a ellos en coche? Intentamos aclararte tus dudas en este artículo.

A veces, el aeropuerto que te interesa no es el que tienes más cerca. Si has comprado billetes de avión por internet te habrás dado cuenta de que las mejores ofertas en vuelos las tienes en aeropuertos con más tráfico.

Viajar desde Mallorca a la península sale tres veces más barato que si lo haces desde Menorca. Esto es porque el aeropuerto de San Joan, de Palma de Mallorca, tiene mucho más tráfico aéreo que el de Mahón, en Menorca. Lo mismo sucede, si comparas el aeropuerto de Manises, en Valencia, con el de Castellón.

Si vas a hacer un viaje internacional, quizás el lugar de destino no lo encuentres en tu aeropuerto más cercano y tengas que desplazarte a un aeropuerto más grande. En estos casos, al viaje en avión se le suma un desplazamiento adicional. Coger tu coche puede ser una opción.

Ramón, que por motivos de trabajo, tiene que coger con frecuencia el puente aéreo Madrid – Barcelona, nos cuenta que el problema principal para trasladarse en coche al aeropuerto es encontrar aparcamiento. En algunos momentos, esto se ha convertido en un quebradero de cabeza. Llega al aeropuerto con el tiempo justo para embarcar, no encuentra una plaza libre de aparcamiento y termina cogiendo una a un precio desorbitado y alejado de la terminal. Su viaje a Barcelona, por razones laborales, le termina saliendo por un ojo de la cara.

Nos cuenta que ha conseguido resolver este problema gracias al comparador de parkings tuparking.com. Una web que compara precios de parking en un área determinada y nos informa de las plazas disponibles en tiempo real. Esta es una de las múltiples páginas de este tipo que encontramos en internet y que nos evita problemas de última hora.

Veamos un poco más a fondo el problema del aparcamiento en los aeropuertos.

Aparcamiento en el aeropuerto de Madrid.

La web oficial del Aeropuerto de Barajas nos indica que en todo el Aeropuerto Adolfo Suárez (Madrid – Barajas) hay un total de 7 zonas de aparcamiento, con espacio para estacionar 17.000 vehículos.

Estas zonas están repartidas entre áreas de parking exprés, parking de larga duración y parking vip. Las de parking exprés, en teoría son más fáciles de conseguir, están al aire libre y son de fácil acceso. Sin embargo, el coste de aparcamiento es mayor. Suelen salir por unos 5 céntimos el minuto. Tener el coche aparcado todo el día en una plaza de este tipo, te puede costar perfectamente más de 30 €, incluidos descuentos.

Los parkings de larga duración son más económicos. Están pensados para tener el coche aparcado por más tiempo. Aquí, la diferencia está en que suelen estar más alejados de la terminal. Existen edificios de parking cerca de la T-1, T-2 y T-3 donde el coche está aparcado a cubierto y dispone de unas mayores medias de seguridad. Aquí el precio te podría salir entre 82 y 87 € por semana.

A estos parkings habría que añadirles los Parkings Vip. Son más caros, pero cuentas con mejores medidas de seguridad. La plaza de parking está vigilada 24 horas al día por cámara y el acceso al edificio está restringido. Solo disponible para los usuarios que tengan aparcado allí el coche. Tienes un área de parking de este tipo en la T-4, la terminal utilizada en exclusiva por Iberia.

Quizás, 17.000 plazas de aparcamiento te parezcan suficientes, pero debes pensar que el Aeropuerto de Madrid recibe una media de 28 millones de pasajeros cada 6 meses. Todos los días no son iguales, no llega la misma cantidad de viajeros, pero no te la puedes jugar a la hora de llegar al aeropuerto en tu propio coche.

Aparcamiento en el aeropuerto de Barcelona.

Algo mejor está el Aeropuerto del Prat en Barcelona, pero tampoco te vayas a pensar que vas a encontrar siempre la plaza que esperas libre. El Aeropuerto Josep Tarradellas, en el Prat del Llobregat, dispone de un total de 19.679 plazas de aparcamiento. De ellas, casi 11.000 están en la T-1 (el aeropuerto antiguo) y unas 9.000 están repartidas entre la T-2 y la terminal corporativa.

La mayoría de las plazas son de Parking Exprés y se encuentran al aire libre. Lo bueno que tiene el aeropuerto de Barcelona es que los 10 primeros minutos son gratis, el parquímetro empieza a contar a partir del minuto 11, cosa que no sucede en Madrid, en el que se paga desde el minuto 1. Esto hace que el aeropuerto del Prat sea más cómodo para llegar hasta allí y dejar o recoger pasajeros.

Por otro lado, el precio de un aparcamiento exprés en Barcelona es más del doble que en Madrid. En concreto, 11 céntimos minuto. El día te sale por unos 65 €, descuentos incluidos, pero debes tener en cuenta que si lo retiras pasados 24 horas desde el estacionamiento, corres el riesgo de que tu vehículo se lo lleve la grúa.

Respecto a las plazas de larga duración, estas se deben reservar con antelación y estás condicionado a las existencias disponibles.

Visto en perspectiva, las plazas de aparcamiento del aeropuerto de Barcelona son insuficientes para un aeropuerto que recibe una media de 24 millones de viajeros cada 6 meses.

Otras opciones.

En las inmediaciones de los aeropuertos existen aparcamientos privados que, en ocasiones, ofrecen precios más económicos que los parkings del aeropuerto. En ellos es más sencillo encontrar una plaza libre, ya que la tendencia habitual que tenemos la mayoría de los conductores es dirigirnos en coche hasta la terminal y buscar el aparcamiento más cercano.

La mayoría de estos aparcamientos suelen estar cerca de una parada de autobús o de metro, con lo que una vez aparcado el coche, el usuario tiene facilidad para llegar a la terminal de la que saldrá su avión.

La otra opción que tenemos es la de aparcar nuestro coche en un lugar seguro en la ciudad y dirigirnos al aeropuerto en transporte público. Para eso podemos coger desde un taxi hasta un bus urbano, un tren de cercanías o el metro. Debemos partir de que normalmente el acceso al aeropuerto suele llevar consigo un suplemento sobre el precio estándar del billete. Aun así, el precio del aparcamiento te saldrá más económico.

Problemas de aparcamiento en los barrios de los aeropuertos.

Los vecinos del barrio de Barajas, cerca del aeropuerto de Madrid, se quejan de que sus calles están saturadas de coches de viajeros que acuden al aeropuerto. Sus calles tienen espacio para aparcar unos 1.500 vehículos y, según cuentan los residentes, cada día merodean en torno a 3.000 coches buscando aparcamiento.

Aparcar el coche en el Prat del Llobregat, cerca del aeropuerto de Barcelona, tampoco es tarea sencilla. El Prat es una ciudad industrial del área metropolitana de Barcelona, con más de 64.000 habitantes.

Además de la repercusión económica que deja el aeropuerto, la economía de la ciudad se basa en la actividad industrial de La Zona Franca. El polígono industrial más grande de España, en el que se encuentran, entre otras, las fábricas de SEAT, Nisán y Coca Cola.

Una ciudad que rebosa actividad. Desplazarse hasta ella, con la idea de ahorrarnos algo de dinero en el aparcamiento, tiene una eficacia cuestionable.

Sabemos que lo más cómodo para coger un avión es dirigirnos al aeropuerto en nuestro propio coche. Sobre todo si el avión lo tenemos que coger en un aeropuerto que nos pilla un poco alejado. Imagínate que has comprado un billete para ir de vacaciones a Cuba, tú vives en Zaragoza, y el avión sale de Barcelona. Lógicamente, te desplazarás en tu vehículo, pero quizás no sea la opción más adecuada.

Gran parte de las líneas de autobús de largo recorrido tienen parada en los principales aeropuertos. Partiendo del supuesto anterior, el autobús de Alsa que va desde Zaragoza a Barcelona tiene una parada en la T-1 del aeropuerto del Prat.

En las grandes ciudades, muchos usuarios que acostumbran a viajar en avión, hace tiempo que optaron por llegar al aeropuerto en transporte público. Aunque eso implique estar pendiente de los horarios y pagar el suplemento correspondiente.

En este artículo nos hemos centrado principalmente en Barcelona y Madrid, los dos aeropuertos que más tráfico tienen, pero la situación no dista mucho de otros aeropuertos algo más pequeños como el de Alicante, Sevilla, Bilbao o Zaragoza.

A la hora de comprar un billete de avión, pensar cómo vamos a llegar al aeropuerto, si cogemos nuestro coche o no y dónde lo vamos a aparcar, es una cuestión que debemos tener en cuenta. No es recomendable dejarlo a la improvisación. Recuerda que antes de coger el avión, debes estar en el aeropuerto con al menos 45 minutos de antelación.

Comparte tu amor
Facebook
Twitter

Noticias relacionadas

La fisioterapia deportiva en ciclistas

La fiebre del ciclismo ha envuelto a deportistas y aficionados por igual. Se ha consolidado como una actividad física popular y una opción de transporte respetuosa con el medio ambiente. En este auge, la fisioterapia

Deportes autóctonos con balón medicinal

El balón medicinal, también conocido como balón de ejercicio ponderado, se utiliza en una variedad de deportes y actividades físicas, pero no todos son considerados deportes autóctonos. Los deportes autóctonos, beneficiosos para la salud, suelen

Scroll al inicio