Consejos para evitar que te roben la bicicleta

Consejos para evitar que te roben la bicicleta

Nuestras bicis son objetos de los más preciados para todos aquellos que amamos este deporte. Las cuidamos como si fueran oro porque nos acompañan en muchos ámbitos de la vida, desde para ir al trabajo como para sentir la naturaleza y disfrutar de nuestros días libres al ritmo del pedaleo.

Pero no solo nos gustan a nosotros, los aficionados al ciclismo y las rutas de paseo sobre ruedas, sino que son un artículo preciado también para los amigos de lo ajeno, que ven en ellas una excelente forma de sacarse un buen dinero robándolas y vendiéndolas después en el mercado de segunda mano a clientes ignorantes que desconocen totalmente el origen de lo que están comprando.

Las bicis pueden ser de muchos precios, desde calderilla hasta varios miles de euros, por lo que debemos proteger nuestra inversión de la mejor manera. En este artículo vamos a daros algunos consejos acerca de cómo hacerlo.

–  Usa un par de candados al menos para proteger tu bici. Quizás pienses que a los cacos les da igual romper uno que dos, que al igual que pueden con el primero, lo harán también con el segundo. Pero en realidad esta es una medida disuasoria, ya que lo que queremos conseguir es que les eche para atrás el tiempo que tendrán que invertir en sacar los candados y que durante ese espacio temporal puedan ser descubiertos por alguien. Además, a ser posible, divide los candados entre el cuadro y las ruedas para que tampoco pierdan el tiempo robándote por piezas tu tesoro. Y sustituye todos los elementos extraíbles como tornillos por aquellos que sean más difíciles de retirar si el uso de herramientas. Por otro lado, cuanto más alto candes tu bici más posturas imposibles obligarás a tomar a los cacos y visibles se harán, por lo que escaparán de un robo así.

– Los candados que utilices han de ser buena calidad. De nada sirve que candes la bici a elementos fijos como señales o farolas o postes (ten cuidado con las ordenanzas municipales, ya que no todas las ciudades permiten algunos amarres) si tu candado es endeble y puede ser manipulado por cualquiera. Los más seguros son aquellos que cuentan con una forma de U y tienen carácter rígido. Por otro lado, los candados que usan llaves planas son también más difíciles de romper.

– Esconde en tu bici un microchip similar al que llevan los perros e instala en el móvil alguna aplicación que te permita seguir su rastro. De esta forma detectarás si tu bicicleta ha cambiado de posición y sabrás en cualquier momento dónde se encuentra.

– Es conveniente que dejes siempre la bicicleta en calles que gocen de un mayor tránsito, especialmente si has de utilizarla en horas tardías porque salgas de trabajar tarde.

– No aparques nunca en el mismo sitio. Es previsible y los amigos de lo ajeno pueden controlar tus hábitos y rutinas para saber cuándo y durante cuánto tiempo podrán estar dedicados al robo sin que te des cuenta o vuelvas.

– Si decides dejar la bicicleta por la noche en la calle porque no te cabe en casa o porque es la hora en que vas a usarla, intenta que esta se quede siempre al lado de una farola o en lugares con una gran iluminación, donde los cacos tengan que detenerse en ella pero a la vista de todo el mundo. Cuanto más visible sea el lugar en que está la bici, menos atractivo será para llevar a cabo un robo.

– Aunque no tengas la bici en la calle y vayas a aparcarla en el mismo sitio a la vuelta de tu paseo, no te dejes allí el candado, ya que estarás dándole tiempo a los ladrones para que estudien cómo deshacerse de él y robar más pronto tu bicicleta cuando vuelvas a dejarla en el mismo sitio.

– Para que tu bici sea de menos interés para los ladrones es conveniente que la marques con tus iniciales. De esta forma será un elemento menos apetecible porque un comprador podrá identificar fácilmente que se trata de un elemento robado y desestimará su adquisición si tiene un mínimo de responsabilidad.

– Si vas a coger el tren, el metro o el autobús, no dejes tu bicicleta pegada a la puerta de las estaciones. Los ladrones pueden entender que estarás lejos de ese lugar durante varias horas y controlarán cuándo te has ido para tomarse su tiempo en robarla.

– Por si temes que aun así sea robada, y ser precavidos es muy conveniente, es bueno que haga fotos a tu bici y guardes las facturas de la misma por si es necesario reclamar. Si no sabes cómo hacerlo, puedes informarte con la policía o en cualquier despacho de abogados como el del Miguel Durán, donde te asesorarán con los pasos a seguir. Asimismo, es muy conveniente además que antes de que esto suceda, también como medida de prevención, asegures tu bicicleta en una correduría.

Deja un comentario