Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los trastornos temporomandibulares pueden alterar la coordinación del deportista

Varios estudios han comprobado que tener caries puede aumentar la probabilidad de padecer alguna lesión. Además, los deportistas que hacen un ejercicio de mayor duración producen menos saliva.

El Consejo General de Dentistas informa que «el abuso de bebidas energéticas, ricas en azúcares y ácidas, puede originar una erosión del esmalte y facilitar la aparición de caries».

Otro problema bucodental que puede aparecer con la práctica deportiva es la inflamación de las encías, ya que la composición de la saliva se vuelve más alcalina, lo que desencadena la formación de sarro.

Si no se elimina se desarrolla gingivitis, que puede evolucionar a periodontitis. La enfermedad periodontal se relaciona con una recuperación más tardía de las lesiones musculares.

Los deportistas de élite tienen mucho estrés, en estos casos hay un desgaste dental, ya que en esos momentos de tensión aprietan en exceso los dientes.

El contacto de unos contra otros provocan dolores en la musculatura de masticación y la articulación temporomandibular.

Los profesionales de Espai Dental OLVE explican que muchos deportes elevan el riesgo de traumatismos dentales. Es aconsejable utilizar protectores bucales en algunos deportes de contacto como el boxeo o el rugby.

Los problemas bucodentales pueden afectar el rendimiento deportivo, ya que los dolores en la boca afecta la concentración durante el entrenamiento.

Las infecciones bucales aumentan el riesgo de lesiones musculares, ya que debilitan el sistema inmunológico. Por otra parte, las maloclusiones o los trastornos temporomandibulares, pueden alterar la alineación de la mandíbula y afectar el equilibrio, la postura y la coordinación del deportista.

“En muchos casos, la inseguridad de una sonrisa desalineada o poco saludable puede afectar la autoestima de un atleta hasta el punto de temer mostrarla”, informa el Doctor Khaled Kasem.

“La falta de confianza siempre será el talón de aquiles de muchos atletas que podrían llegar más lejos”, afirma el ortodoncista.
Muchos deportistas de élite utilizan alineadores invisibles y removibles, porque permiten realizar el entrenamiento sin peligro de lesionarse.

Kasem explica que “pueden quitárselos durante una prueba más física o exigente y volver a colocárselos después de la prueba”.

Las bacterias presentes en la boca pueden ingresar al torrente sanguíneo y causar lesiones en diferentes partes del cuerpo.
Estas bacterias pueden afectar las articulaciones, los huesos, los músculos e incluso llegar al corazón. Los expertos explican que respirar con la boca durante la práctica deportiva puede provocar sequedad bucal.

La desviación del tabique empeora el rendimiento deportivo, por eso muchos deportistas optan por las rinoplastias ultrasónicas para solventar este problema respiratorio.

El cloro afecta a la salud bucodental

Los nadadores pueden sufrir problemas de salud dental, porque el cloro provoca una alteración del pH de la saliva. Solo tiene algún tipo de efecto sobre la dentadura si el deportista pasa unas seis horas diarias en la piscina.

A continuación, te explicamos cómo afecta el cloro a la salud bucodental:

Sarro del nadador: El cloro provoca una descompensación muy fuerte con el pH de la saliva, produciendo una alteración en el esmalte de los dientes y estimulando la aparición del sarro.

Enfermedad periodontal: Varios estudios han descubierto que los deportistas acuáticos profesionales tienen una mayor probabilidad de sufrir periodontitis y gingivitis. Esto ocurre porque la acumulación de sarro puede provocar problemas en las encías.

Manchas: El cloro causa la aparición de manchas marrones o amarillentas en los dientes.

Sensibilidad dental: El nadador puede tener sensibilidad dental, ya que el esmalte queda más expuesto al ataque de ácidos.

Consejos para cuidar la salud oral al practicar deportes

Cuidar la dieta: evita productos con exceso de azúcar.

Cepillado dental: Es muy importante realizar un cepillado después de cada comida y que llegue a todas las caras de todos los dientes.

Usar hilo dental: El deportista puede utilizar el hilo dental al menos una vez al día.

Utilizar flúor: Las pastas de dientes con flúor y los enjuagues bucales ayudan a evitar las caries y la erosión dental.

Acudir al dentista: Los expertos aconsejan acudir al odontólogo cada seis meses, para evitar posibles infecciones. «Lo ideal sería que antes de comenzar la temporada, los deportistas se sometiesen a una revisión bucodental que permitiese posteriormente un seguimiento rutinario. De esta forma se podría minimizar al máximo este tipo de dolencias, que posteriormente se ven reflejadas en un menor rendimiento deportivo”, informa el Doctor Gustavo Camañas.

Beber abundante agua: Es muy importante la hidratación durante la realización del ejercicio, porque ayuda a prevenir la sequedad bucal.

Usar protectores bucales: Estos dispositivos protegen las piezas dentales. Los deportistas que juegan al rugby deben utilizar los protectores bucales.

Comparte tu amor
Facebook
Twitter

Noticias relacionadas

La fisioterapia deportiva en ciclistas

La fiebre del ciclismo ha envuelto a deportistas y aficionados por igual. Se ha consolidado como una actividad física popular y una opción de transporte respetuosa con el medio ambiente. En este auge, la fisioterapia

Deportes autóctonos con balón medicinal

El balón medicinal, también conocido como balón de ejercicio ponderado, se utiliza en una variedad de deportes y actividades físicas, pero no todos son considerados deportes autóctonos. Los deportes autóctonos, beneficiosos para la salud, suelen

Scroll al inicio