Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Se puede cambiar la correa de la distribución en casa? Sí, y te contamos cómo hacerlo

Todos los que somos amantes del mundo del motor luchamos por ver a nuestros coches en perfecto estado de conservación y es que mientras otras personas tienes otros vicios y otros hobbies como el fútbol, el baloncesto o el tenis, nosotros disfrutamos viviendo nuestro día a día entre aceite y grasa, así como oliendo a gasolina y a rueda quemada. Sin embargo, todos lo que tenemos por hobby el mundo de las cuatro ruedas sufrimos cada final de mes porque no nos llega el sueldo para todo lo que queremos hacer, sobre todo cuando tenemos más de un coche en nuestra colección particular. Es por ello por lo que cada vez somos más los que tratamos de aprender de mecánica para poder ahorrarnos unos euros a final de mes y, de esta forma, realizar nosotros mismos todas aquellas tareas que podamos en nuestra propia casa, sin necesidad de tener que recurrir a un mecánico o taller oficial y con tan solo comprar las piezas necesarias. Así, para ayudaros, a lo largo de este post os queremos explicar como se lleva a cabo una de las reparaciones más caras, la del cambio de la correa de distribución, un trabajo que si hacemos en nuestro hogar nos permitirá ahorrar muchos euros.

La pregunta más habitual que nos hacemos pasa por ¿cuándo debo cambiar la correa de distribución de mi coche? Y lo cierto es que no existe una respuesta exacta, a menos que vayamos coche por coche, pero si que os podemos decir que es importante revisar la correa de distribución en los mantenimientos programados del vehículo y reemplazarla cada cierto tiempo para evitar daños graves en el motor. Así, si vosotros consideráis que ya es el momento de cambiarla, a continuación, os detallamos como debéis hacerlo:

  1. Ten en cuenta la posición del motor, puesto que para realizar la búsqueda de la correa puede resultar necesario elevar el coche y retirar alguna rueda.
  2. Identifica el tipo de rodillo tensor (tensión automática, mediante un resorte o un elevador hidráulico).
  3. Toma como precaución realizar el dibujo del recorrido de la correa, para usarlo como apoyo más adelante.
  4. Libera la tensión de la correa, estas pueden verse a través de los rodillos tensores, los alternadores o bomba de la dirección asistida.
  5. Retira la correa y sus accesorios si es necesario.
  6. Constata el estado de los rodamientos de las poleas, así como de los rodillos usando tu mano para girarlos.

Solo en el supuesto de que el motor al que le estemos cambiando la correa sea diésel, puede tener dos correas de accesorios:

  • (En el supuesto de que el motor sea diésel). Retira los rodillos tensores y de enrollado.
  • (En el supuesto de que el motor sea diésel). Fíjate bien y compara las piezas viejas con las nuevas.

Con estos pasos que os acabamos de mencionar para cambiar la correa de distribución habremos logrado, prácticamente en cuestión de minutos, desmontar este complemento de nuestro coche. Si bien, aunque nosotros os explicamos como hacerlo en casa, la realidad es que este es un trabajo que debe hacer un profesional, dado que ponemos en juego el motor de nuestro coche. Así, si vosotros no tenéis un mecánico de confianza, lo mejor es acudir a un taller con relativa «fama» dentro de vuestra localidad (fama positiva claro), para aseguraros de que tienen experiencia y han cambiado ya muchas correas de distribución. No obstante, si ya habéis empezado el trabajo, a continuación, os detallamos como rematarlo:

  1. Reinstalar los rodillos tensores y de enrollado.
  2. Instalar la correa teniendo en cuenta el circuito de recorrido.
  3. Cebar el rodillo tensor, con el fin de sujetar el rodillo tensor.
  4. Ajustar la tensión, según el caso:
  5. Tensor Automático. Puede ser que su modelo tenga a disposición un elemento adicional que facilite su colocación, en caso contrario, deberás detener el sistema de impulsión del rodillo y posteriormente ubicar la correa.
  6. Tensor Manual. Una correa bien tensada debe tener la posibilidad de hacer un cuarto de giro en toda profundidad existente, para esto use los dedos índice y pulgar.
  7. Procede a encender el coche.
  8. Debes verificar que la tensión de la correa sea la adecuada, empleando aceleraciones simples, para tener certeza debe observar lo siguiente:
  9. Si la correa tiene exceso de tensión, desarrollará una presión excesiva en los rodamientos que se conocerá por los ruidos creados al desacelerar.
  10. En caso contrario, si es por falta de tensión, no se acoplará correctamente a la polea, y patinará emitiendo un sonido como de silbido al acelerar.
  11. Ahora ya puedes quitar el coche del elevador y volver a colocar la rueda en su sitio. 

El rodaje, parte fundamental de la vida de un coche

Cuando acabamos de comprar un vehículo o cuando le hemos cambiado algún elemento de importancia como la correa de la distribución debemos de tener claro que el coche necesita unos cuantos kilómetros de rodaje. Esto se hace para que cada uno de los elementos que componen el coche se acople a la perfección al lugar en el que tiene que ir situado. 

Comparte tu amor
Facebook
Twitter

Noticias relacionadas

La fisioterapia deportiva en ciclistas

La fiebre del ciclismo ha envuelto a deportistas y aficionados por igual. Se ha consolidado como una actividad física popular y una opción de transporte respetuosa con el medio ambiente. En este auge, la fisioterapia

Deportes autóctonos con balón medicinal

El balón medicinal, también conocido como balón de ejercicio ponderado, se utiliza en una variedad de deportes y actividades físicas, pero no todos son considerados deportes autóctonos. Los deportes autóctonos, beneficiosos para la salud, suelen

Scroll al inicio